AutorJosé

Encuentro adulto: la nueva forma de tener sexo en Internet

¿No te ha pasado que hay una época de sequía en la que te sientes lo más repulsivo del mundo y que eres totalmente invisible para las chicas? A mí me pasó y seguramente a ti también y que todo haya empezado a raíz de conseguir un encuentro adulto en https://www.paginasdating.es/encuentro-adulto/.

Tener sexo nos hace más atractivo para las chicas

Puede ser una cosa de la evolución biológica, que desde que éramos simples primates las hembras solo se fijasen para copular con el macho dominante ya que con él tenían más posibilidades de reproducirse y tener descendencia o que se viera mejor socialmente tener relaciones con el patriarca que con cualquiera de la tribu.

Las investigaciones nos dicen que una de las formas en las que un hombre se quita por fin la capa de invisibilidad y resulta más atractivo a las mujeres es cuando tiene sexo recientemente y más veces.

Esto se debe a la liberación de hormonas como la de la testosterona que se libera en el sexo y en deporte, provocando en sí la atracción del instinto reproductor femenino y que conlleve a que, no tan exagerado como en la película ‘El perfume’, las mujeres se nos acerquen y nos vean más sexys.

Es por esto que tu época de sequía se acaba cuando tienes tu primer encuentro adulto, con la que puede ser que ni te atraiga tanto, pero con la que el sexo está siendo bueno y repetidas veces. Y de ahí conoces a otra chica que de repente también está interesada en ti y en mantener relaciones sexuales contigo sin necesidad de entablar una relación amorosa. Y poco a poco vas consiguiendo que tu sex-appeal haya aumentado sin saber cómo.

Ya te he dicho la clave. Haber tenido sexo ha sido lo que haya catalizado esto, pero no es solo por eso. Tu forma de ser con las chicas también ha cambiado, ya que has ido aprendiendo en el proceso y ahora sabes qué temas y cuales no tocar en una conversación con ellas, también sabes qué miradas poner en cada ocasión y en qué momento tienes que hablarles por redes sociales y cuando tienes que esperar.

En definitiva, ahora sabes esperar y actuar y lo que es mejor, no pareces tan desesperado como antes. Esa era tu capa de invisibilidad realmente, ya que a las chicas los hombres que saben que solo buscan sexo les provoca rechazo, aunque ella sea lo que busca también y lo reconozcan.

Trabajando pero lejos de ti

Es una de las situaciones más propicias para ser infiel. Lejos de casa todo es posible. Y las mujeres aunque buscan la discreción son las que más se desmelenan. Son las que mejor lo saben disimular.
En estos tiempos que una mujer ejecutiva tenga que viajar por asuntos laborales es bastante habitual. Son a veces viajes de dos o tres días. Diseñados para trabajar a tope y donde queda desde luego espacio para relajarse. El jefe ya se encarga de que sea así.

infidelidad

¿Pero cómo se dan este tipo de infidelidades? A veces son ocasiones que dos compañeros de trabajo vienen buscando desde hace tiempo. Y resulta que han sido invitados a la feria de empresa que se realizará en Berlín. La mujer que está casada y algo aburrida de su marido llega a casa diciendo que tendrá que viajar, tendrá que explicar un poco el por qué. Los días pero el marido ni siquiera sospechará porque la relación tampoco es que vaya mal. Hay confianza. Hay menos sexo eso sí. Viven juntos desde hace años. Tienen una niña.

El otro compañero también tiene una pareja pero no tendrá que dar demasiadas explicaciones. Lo contará durante una cena y listo. Días después el viaje está hecho. Días después será propicia la ocasión para cometer una de tantas infidelidades. Los dos asisten a la feria y tienen tiempo para todo, para hacer el trabajo, para reportar a la empresa los avances con proveedores, pero también para relajarse un poco y contarse cosas durante la cena pagada por la empresa. Hablan de todo, luego beben, él con mesura pero intentando que ella beba más y se ponga alegre.

Surgirá sin duda la ocasión en que los dos tengan que hablar de sus parejas pero no las enaltecerán, hablarán de ellos sin que suene a demasiado bien, entonces se generará un trato cercano entre los dos, de confianza, de eso se trata que despierte la confianza conocida por los dos porque trabajan juntos hace dos años y este es el primer viaje que hacen fuera en equipo de trabajo. Será sin duda una situación delicada, porque aunque los viajes al extranjero sean propicios para infidelidades, quizá no sea el hombre que aquella mujer quiere llevarse a la cama y eso sería una gran decepción, anularía la confianza que hay entre los dos, de manera que será mejor ir tanteando a lo largo de la noche o ir tanteándola antes de hacer el viaje para que no haya malos entendidos, pero este no parece ser el caso dado que la situación es muy propicia y los dos se llevan bien, trabajan juntos todo el día. Una copa más puede ser la señal de que todo está bajo control entre los dos y que para terminar de hacer completo ese viaje lo mejor será pasar esa noche juntos, en secreto, lejos como una aventura más sin duda, tal vez como algo que no quieran repetir en su vida.

Una situación inesperada

La ocasión es propicia para probar. Tu corazón está destrozado. Tres días después de que destrozaran tu corazón tuviste que viajar. Era un viaje de empresa. Por primera vez te propusiste dejar abierta la posibilidad para flirtear con tus compañeros de oficina.

situacion inesperada

Varios trabajan contigo pero ninguno te atrae. Ninguno te parece interesante pero tu corazón ha sido tocado. Tu novio te ha puesto los cuernos y te ha dolido. Tú eres de aquellas mujeres que saben disimular bien el dolor. Eres sensible pero si toca venganza abres la puerta.

De los compañeros el primero en acercarse es el de siempre. El que más te desea y lo sabes. Te pregunta medio serio, medio en broma, si después de las reuniones habrá tiempo para ir a tomar algo. Respondes entonces porque has visto que es la ocasión más propicia para dar una respuesta. Dices que seguramente sí. Se produce un silencio. Más incómodo para él. Está sudando. Lo has notado. Te vuelves a mirarlo con una sonrisa sugerente, para que entienda e interprete dado que es una señal y no la volverás a emitir. El avión despega. Cierras los ojos mientras él se quita el sudor de la frente.

La primera noche intercambias breves palabras con otros compañeros. Eres amable. Te conocen. Les gustas. Eres tú. Y eso atrae. Que seas tú, con nombre y apellido. Con un cargo importante en aquella empresa. Luego más tarde se acerca él. Ha entendido el mensaje. Y quiere ser lo más discreto posible. Luego de la reunión te sugiere si quieres ir en taxi al hotel. Ha pedido uno en exclusiva para ti. Te ha ahorrado el trabajo. Abre la puerta del vehículo. Te sorprende que no suba. Tanto así que le preguntas si no viene también él. No es una invitación a la cama y él lo entiende. Pero argumenta que todavía tiene mucho trabajo que hacer con el jefe.

El segundo día se acerca a ti durante el desayuno para preguntarte por un proyecto en particular. Te nota rara. Triste. Lo estás. Has llamado a tu marido y solo habéis discutido. Te ha hecho llorar pero las lágrimas ya se te han secado. Tu compañero de trabajo no te hace preguntas personales al respecto. Solo te habla del proyecto. Es como si en cierta forma te quisiera ignorar y lo lamentas. Lamentas haberte burlado de él cuando él te decía cosas hermosas de tu pelo. Lamentas no habértelo tomado en serio.

Esa noche te escribe un Whatsapp breve. Desea que descanses y que recuperes fuerzas. Mañana será el último día, te hace recordar.

Y así es. La empresa ha conseguido sus objetivos. Motivos de celebración hay. Todos están contentos. Y a tu compañero no lo ves por ningún lado. De pronto aparece acompañado de una mujer. Es atractiva. No sabes quién es. Tampoco preguntas. El tiempo transcurre en una velada donde todos parecen desconocidos. Cuando estás a punto de marchar aparece él. Te pregunta a dónde vas. Al hotel. Pide un taxi. Y esta vez sube contigo. Se besan con desenfreno. Suben a tu habitación y hacen el amor de pie, con ansiedad y deseo mientras en tu móvil los mensajes no paran de sonar.